Celia Cruz - Úrsula Hilaria Celia de la Caridad Cruz Alfonso de la Santísima Trinidad

PATROCINADORES

Detalles:

Celia Caridad Cruz Alfonso nació en el barrio de Santos Suárez de La Habana 21 de octubre de 1925, si bien algunas fuentes señalan su nacimiento cuatro años antes, un dato de difícil comprobación, dada la persistente negativa de la estrella a confesar su edad. Segunda hija de un fogonero de los ferrocarriles, Simón Cruz, y del ama de casa Catalina Alfonso Ramos, Celia Cruz compartió su infancia con sus tres hermanos: Dolores, Gladys y Bárbaro; y numerosos primos, y sus quehaceres incluían arrullar con canciones de cuna a los más pequeños; así empezó a cantar.

Siendo niña, cantando para un turista consiguió calzar a todos los niños de la casa. Solía observar los bailes y a las orquestas a través de las ventanas de los cafés cantantes, y no veía la hora de saltar al interior. Sin embargo, sólo su madre aprobaba esa afición: su padre quería que fuese maestra, y no sin pesar intentó satisfacerle y estudiar magisterio, pero pudo más el corazón cuando estaba a punto de terminar la carrera y la abandonó para ingresar en el Conservatorio Nacional de Música.

Mientras tanto, Celia Cruz cantaba y bailaba en las corralas habaneras y participaba en programas radiofónicos para aficionados, como La hora del té o La corte suprema del arte, en los que obtenía primeros premios tales como un pastel o una cadena de plata, hasta que por su interpretación del tango "Nostalgia" recibió en pago 15 dólares en Radio García Serra. Más tarde cantó en las orquestas Gloria Matancera y Sonora Caracas y formó parte del espectáculo Las mulatas de fuego, que recorrió Venezuela y México.

A lo largo de los años cincuenta Celia Cruz y la Sonora Matancera brillaron en una Cuba llena de estrellas
de la música. Celia aportó su Cao Cao Maní Picao que fué un éxito, y posteriormente Burundanga que la llevó a Nueva York en abril de 1957 para recoger su primer disco de oro.

Celia Cruz se había ganado ya varios de los apodos y títulos con que quisieron distinguirla. Fue la Reina Rumba, la Guarachera de Oriente y, desde las primeras giras -por México, Argentina, Venezuela, Colombia…-, la Guarachera de Cuba.

En 1959 cayó la dictadura corrupta y bullanguera de Fulgencio Batista. Pero el triunfo del Castrismo no fue lo mejor para los artistas. Así que ante esta situación, en 1960 la banda fue a México y después de un año de aplausos en la capital azteca, Celia Cruz se mudaba a Estados Unidos y sellaba su primer compromiso para actuar en el Palladium de Hollywood. Celia se declaró anticastrista, sobre todo a partir de 1962, cuando supo de la muerte de su madre y no pudo entrar en la isla para asistir al entierro.

Tres meses después (1962), Celia Cruz se casó con el primer trompetista de la orquesta, Pedro Knight, y en 1965 celia2 ambos dejaron la Sonora, se convirtió en su representante. Celia Cruz inició su trayectoria como solista junto al percusionista Tito Puente, con el que grabó ocho álbumes. Los jóvenes hispanos de Nueva York la descubrieron en 1973 en el Carnegie Hall, cuando integraba el elenco de la «salsópera» Hommy, de Larry Harlow.

Posteriormente, participó en un legendario concierto grabado en vivo en el Yanquee Stadium con The Fania All-Stars, un conjunto integrado por líderes de grupos latinos que grababan para el sello Fania. Ya era famosa en 1974, cuando grabó el disco Celia & Johnny con el flautista dominicano Johnny Pacheco, considerado el primer clásico del género.

Desde entonces, el éxito fue una constante en centenares de conciertos. Esa voz electrizante, su alegría contagiosa y el llamativo vestuario fueron pronto una bandera de identidad .

Celia Cruz participó como actriz -ya lo había hecho varias veces como cantante- en Los reyes del mambo (1992) y Celia Cruz Heritage. Cuando salí de Cuba (1995), porque ambas películas reflejaban historias de los primeros exiliados cubanos, en parte cercanas a la suya. También los cubanos de la isla, pese a la prohibición oficial de su música después de más de cuarenta años, reconocían su valor de guarachera universal, la más grande embajadora musical de Cuba.

«¡Azúcar!» era su potente grito infeccioso, la contraseña de apertura y cierre de sus conciertos y la clave para hacerse entender en todo el mundo. Cantante de guarachas, danzones, sones y rumbas en sus comienzos, Celia Cruz siempre estuvo abierta a nuevas experiencias que la llevaron a abordar otros ritmos y a unirse a proyectos en principio arriesgados para una artista consagrada. Cantó con artistas tan variados como Tito Puente, Willie Colon, Ray Barreto o Johnny Pacheco. Y llego a cantar Tango y Rock y compartir con diferentes artistas de variados países y estilos.


En uno de sus conciertos empezó a perder el control del habla. En 2003 grabó un último disco que no llegó a ver editado.

Sus últimos años

En el 2002, grabó un nuevo álbum, La Negra tiene Tumbao, en el cual Johnny Pacheco fue uno de los productores y en el que incursiona en las variantes modernas de los ritmos caribeños, influidos por el rap y el hip hop. Como lo organizaron en el año 2001, ella viajó a Venezuela para celebrar sus 55 años de vida artística, con una bella presentación en el canal 4 Venevisión. Firmando el libro de La Casa del Artista, como ya lo había hecho en el año 1991 en otro homenaje, y 25 años después lo volvió a firmar para conmemora su 55 años en la música. Se ofreció un gran concierto en el Teatro Teresa Carreño, llamado "Celia, 55 años de música". Esa fue su última presentación en Venezuela. Al momento de finalizar el concierto se le notó un poco triste y dijo que cuando ella estaba en Venezuela se sentía como en su patria. y acotó que siempre llevaría a Venezuela en su corazón, esa fue su manera de despedirse de Santiago de León de Caracas.

Durante una presentación en México, sufre un percance de salud. A raíz de esto, se descubre que padece de cáncer en el cerebro (un glioma, tumor cerebral muy agresivo), sometiéndose a una operación para extirparlo a finales de ese año, para luego intentar retomar su carrera artística. Grabó un disco, su último, titulado Regalo del Alma. El 2003, su último año de vida, le fue ofrecido un homenaje por parte de la cadena hispana estadounidense Telemundo, en el que participaron figuras como Gloria Estefan, Marc Anthony, La India, Gloria Gaynor, Patti LaBelle y otros más.

En 2002, y a pesar de su enfermedad (puesto que el tumor había vuelto a crecer), se presentó en los
Premios Grammy Latino, donde fue ganadora del premio, y participó en el musical cantando por primera vez en vivo "La negra tiene tumbao" dedicándoselo a su sobrino Germán Alcides Rivero Cedeño en Venezuela.

La tarde del 16 de julio de 2003, falleció en su casa de Fort Lee (Nueva Jersey) a la edad de 77 años. Por deseo expreso de ella, sus restos mortales fueron primero trasladados a Miami durante dos días para recibir el homenaje de sus admiradores del exilio cubano , regresando y reposando finalmente en el Cementerio Woodlawn del Bronx (Nueva York).
-:-

Comentarios

PATROCINADORES

 

Populares

Eliminar virus de accesos directos - Files Show

Un mensaje a la conciencia ·El verdadero amor·

Seres unicelulares

Yo cumplo - Juego novedoso en facebook

Martin Cooper

Cura del Papiloma Humano

La danza del vientre

La serpiente y la sierra eléctrica

¿Cuáles son los peligros de fumar una Hookah?

Alerta! Caracol Gigante Africano en República Dominicana