miércoles, 29 de julio de 2015

El presidente Michel Martelly dice que la República de Haití no tiene fuerzas armadas


El presidente Michel Martelly, en una reunión del CARICOM celebrada el día 4 del mes de Julio, acusó al gobierno dominicano de realizar “deportaciones violentas” de haitianos y pide a la comunidad internacional intervenir.

"La República de Haití no tiene fuerzas armadas. Por eso es que la diplomacia es su primera línea de la diplomacia de defensa. Si en un primer momento ella ha privilegiado el enfoque bilateral es porque creía en la buena fe de las autoridades dominicanas para mantener sus promesas de no organizar la repatriación masiva y menos aún de violar los derechos de los migrantes haitianos."

Estas expresiones son integras del discurso del presidente Michel Martelly en la reunión del CARICOM. Pues doy Gracias a Dios que sea cierto, que Haití no tenga fuerzas armadas, que según mi interpretación no sería la diplomacia su primera línea de defensa, sino sus fuerzas armadas contra la República Dominicana. Cabe destacar que el Presidente  Michel Martelly, aparte de robarle a su pueblo, gastar un millón de dólares por concepto de pago de un concierto a Chris Brown, y no adoptar de documentos a los Haitianos Indocumentados en República Dominicana, ha iniciado una campaña ofensiva contra este país. 

El contratiempo que todos ven ahora con el problema migratorio en la República Dominicana, tiene sus origines a una invasión pacífica, y no sólo eso, sino que en múltiples ocasiones haitianos residentes en la República Dominicana expresaban estas palabras: Este país es nuestro, vamos a controlarlo, nos lo robaron y nosotros lo tomaremos. Refiriéndose a la República Dominicana.

Planes utilizados para llevar a cabo la invasión:

·        Abarrotamiento de las mujeres haitianas embarazadas al momento de dar a luz en los hospitales fronterizos de República Dominicana, como consecuencia se atendían una promedio de 13 a 15 mil por año.

·        Iglesias Cristianas y de otras denominaciones religiosas dirigidas por haitianos e hijos de padres haitianos, estas se encargaban de traer cientos de haitianos ilegales y dotarlos de documentos falsos, suplantando en muchas ocasiones a otras personas, y en otros casos usando documentos de personas ya fallecidas.


Pero organismos de inteligencia dominicanos, le daban seguimiento al susurro, teniendo como resultado lo que hoy se llama el Plan Nacional de Regularización, acción con la que el gobierno dominicano planea tener un control de todos los individuos residentes en el territorio dominicano.

lunes, 27 de julio de 2015

Una mujer murió al quedar atrapada en la escalera eléctrica de un centro comercial en China

Este indisente a conmocionado el mundo, momento en que la joven era absorvida por la escalera logrando poner a salvo a su hijo de dos años, se informó el lunes. 


El accidente trágico ocurrió el domingo en la ciudad central de Jingzhou y el video captado por las cámaras de vigilancia circula ya en internet.

viernes, 17 de julio de 2015

La Junta Central Electoral reconoció la nacionalidad dominicana a 55,000 nacidos en República Dominicana

La Junta Central Electoral, por mandato de la ley 169-14 y luego de una auditoría, reconoció la nacionalidad dominicana a 55,000 nacidos en República Dominicana de ambos padres en condición migratoria irregular y que alguna vez tuvieron papeles dominicanos y a sus descendientes. Igualmente que 8,755 nacidos en nuestro país de ambos padres en condición migratoria irregular pero sin papeles de ningún tipo, tengan la posibilidad de naturalizarse dentro de dos años.

Un avance formidable, impensable años atrás.
René Saint Preux, estudiante y buhonero, llegó en el 2007 a nuestro país. Estudia electrónica. ¿Dónde es mejor Haití o República Dominicana? “Aquí están mejor que allá; aquí trabajando”.
Darliny Etienne es vendedora de ropa en el Pequeño Haití. También se traslada hasta Azua, San Cristóbal y La Romana a vender. Tiene 20 años en República Dominicana. Se regularizó. Su hijo nació aquí. Se apuntó en pelota. Se ríe y dice: "Yo me siente bien aquí…yo no voy para Haití, me quede aquí”.

domingo, 12 de julio de 2015

¿Cree usted que se deba fusionar a República Dominicana con Haití?

Haga su comentario y exponga sus inquietudes en esta publicación de su revista informativa Horabuena.com.- 

El senador del Partido de la Liberación Dominicana, Rubén Darío Cruz (Rubén Toyota), por Hato Mayor, denunció este miércoles la existencia de un “plan macabro” que persigue la unificación de la República Dominicana y Haití en una sola nación.


Para el legislador, aunque es un plan germinado por décadas desde distintos sectores y países, vuelve a ponerse en evidencia con las reacciones de distintas personalidades a nivel internacional tras la culminación del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros ejecutado durante 18 meses por el Gobierno dominicano, y al que se acogieron unas 288,000 personas, la gran mayoría inmigrantes haitianos.



A continuación el artículo  íntegro del profesor Daniel Rodríguez, colgado en el portal digital Fox News:

Permítanme comenzar con un poco de historia. Haití, una nación vecina la República Dominicana al este, se encuentra en la isla La Española. La Española fue descubierta - mucho antes de lo que hoy llamamos América del Norte - por Cristóbal Colón.

Al igual que otras naciones del Caribe, Haití vio su cuota de agitación, ya que pasó de control de español a inglés, holandés y finalmente siendo asumidas por los franceses. Luchó y ganó su independencia en 1800, pero a un alto precio.

En 1957, el Dr. Francios Duvalier fue elegido presidente del país. Durante sus primeros años, Duvalier fue conocido por sus esfuerzos humanitarios, que desaparecieron rápidamente en uno de los regímenes más corruptos y represivos de la historia moderna.

Bajo Duvalier se estima que 30.000 haitianos perdieron la vida. En 1964, "Papa Doc", como se conocía entonces Duvalier, se declaró "presidente de por vida." El Tonton Macoutes, un grupo paramilitar fue puesto bajo su control. Fueron creados con el simple propósito de hacer cumplir la voluntad de Duvalier por medio de amenazas, vudú y otras formas de intimidación.

Después de "Papa Doc", murió en 1971, su hijo, Jean-Claude, se colocó en el poder y el control de Haití. "Baby Doc", como él se convirtió a ser conocido, robó cientos de millones a través de la administración de tabaco.

En 1986, Duvalier dimitió de poder y se fue a vivir en el exilio, pero no sin enviar a Haití más en la desesperación económica.

Un avance rápido hasta el año 2010. El terremoto de 7,0 grados ha tomado un país ya en profunda desesperación a una situación absolutamente desesperada. Haití tiene ahora dos opciones si quiere sobrevivir.

La primera opción es dejar las cosas como están. Para seguir con el status quo, en otras palabras. Esto significaría una continuación de las políticas (o falta de ella) que ya han creado muchos problemas: poco a poco la asistencia en forma de ayuda de todo el mundo, poco respeto del Estado de derecho y la poca supervisión con sólo una pizca de esperanza de un brillante futuro para Haití.

El segundo y más radical opción es integrar Haití con la República Dominicana. Al igual que la reunificación de EastGermany y Alemania Occidental, no habrá problemas estructurales, políticos y de soberanía que lidiar.

Haití es una nación indigente que sufre no sólo por la falta de una visión estratégica de lo que debería ser, pero también de la falta de cualquier tipo de liderazgo eficaz.

Haití es un país donde el gobierno tiene poco o ningún poder. Hay sólo unas pocas personas en el gobierno de Haití - y ese número podría ser aún más pequeño ahora - que poseen la voluntad, las habilidades y los conocimientos necesarios para la construcción nacional verdadera.

En cambio, hay una corrupción generalizada en todo el gobierno en todos los niveles y una tasa de desempleo que supera el ochenta por ciento. Es un país en el que muchos pasan hambre todos los días y el recurso a comer "pies de barro" hechas de tierra. La corrupción existe, el desempleo y sí, el hambre, en muchos países desarrollados, e incluso en el más poderoso de todos ellos, los Estados Unidos de América - pero en ninguna parte es esto tan generalizado como en Haití.

Propongo que Haití se fusionará con la República Dominicana.



Mi propuesta es utilizar un enfoque muy similar a la utilizada por las principales empresas de estilo de negocios donde el proceso de fusión da a luz las fortalezas y debilidades de cada empresa, y al igual que la fusión de dos empresas, cada una puede ser analizado para asegurar que la nueva empresa será una entidad que traerá el cambio positiva y duradera.

Este nuevo estado-nación, tal vez llamado el "Dominicana Haití República", puede convertirse en una nación con una población total de 19 millones, que sería capaz de aprovechar sus recursos naturales en colaboración y gobernar al unísono.

Inevitablemente habrá luchas de poder y las peleas por quién obtiene qué y cómo, y quien dirigirá esta nueva nación, pero al igual que la fusión de las grandes empresas, estos temas puede ser re-mediada por el principio.

Potencias económicas de todo el mundo pueden unirse para ofrecer orientación y los fondos para esta iniciativa audaz, en lugar de sólo la financiación de algo que no ha logrado proporcionar incluso una apariencia de un retorno de la inversión.

Por supuesto, habrá aquellos críticos que se burlan de esto como demasiada experimentación con una nación que se ha negado a aceptar el cambio, pero yo digo esto, que no hacer nada seguirá perpetuando un círculo vicioso en el que los haitianos sólo sobrevivirán en el más pequeño de los sentidos; mientras que otras tendrán que migrar a otros lugares con el fin de encontrar una vida mejor.

Ahora todos estamos abriendo nuestros bolsillos y nuestros corazones a los caídos de Haití, pero lo que más necesitan ahora es para nuestra capacidad intelectual colectiva para ser ejercida sobre una nación muy triste y en la miseria con un pueblo cuya gran fe y esperanza está disminuyendo rápidamente para un futuro lleno de un mañana mejor.

Nada más que el más radical de los enfoques debe intentarse. No hacer nada no es una opción. Si optamos por no hacer nada Haití se convertirá en una nación que continuará existiendo en una pobreza aún mayor y una mayor pérdida. Y se convertirá en una nación poblada por las personas más marcadas física y emocionalmente en la tierra.