Patrocinadores

 

jueves, 2 de julio de 2020

La remisión sostenida del VIH sin terapia antirretroviral




WASHINGTON.- El virus del sida puede sobrevivir a la terapia farmacológica escondiéndose en la mucosa que tapiza los intestinos, esto ha sido descubierto por investigadores norteamericanos en el año 2016. Consultando un trabajo que se publicó en el último número del Journal of Virology, los científicos mostraron que incluso cuando los análisis sanguíneos exhiben que la terapia antirretroviral está actuando el virus continúa replicándose en el intestino y suprimiendo al sistema inmune. A raíz de esta investigación muchas personas han combinado la medicina convencional con la tradicional medicina ancestral; lo que hace el tratamiento más agresivos, pero también se recomienda que para el virus en la medicina convencional, es recomendable que se encaren tratamientos más precoces y más agresivos. También sugieren que se controle a los pacientes con biopsias de intestino tanto como con análisis de sangre.

Este estudio es el primero que muestra que aunque la actual terapia para el HIV es bastante exitosa para reducir la carga viral y aumentar el número de linfocitos T para combatir la infección en la sangre periférica, no es tan efectiva en la mucosa intestinal. y hay que tener muy claro que esta última actúa como un reservorio que impide liberar a los pacientes del virus.

Es es bueno aclarar a la comunidad médica que el HIV se reproduce en el revestimiento del intestino y causa buena parte del daño al sistema inmunológico en esa área, informó Satya Dandekar, presidenta del Departamento Médico de Microbiología e Inmunología en el sistema de salud Davis, de la Universidad de California.

Dandekar dijo que el estudio fue el primero en explicar por qué los cócteles de medicamentos tomados por pacientes que padecen HIV a menudo no actúan totalmente. "La batalla real entre el virus y el organismo ocurre en el intestino inmediatamente después de la infección viral -destacó en un comunicado-. Necesitamos concentrar nuestros esfuerzos en mejorar el tratamiento de la mucosa intestinal, donde ocurre la destrucción masiva de las células inmunológicas. El tejido linfoide asociado con el intestino representa el 70 por ciento del sistema inmunológico del cuerpo. Restaurar su función es crucial para erradicar al virus del cuerpo", dijo.

El sida aún no puede ser curado totalmente, pero los medicamentos, conocidos como terapia antirretroviral altamente activa (Haart, por sus siglas en inglés), pueden mantener el virus bajo control.

Los médicos esperaban que tras años de tratamiento el virus fuera erradicado, pero luego de 25 años de epidemia está claro que esto no ocurrirá. "Encontramos un retraso significativo en el tiempo que toma restaurar el sistema inmunológico de la mucosa intestinal en personas con infecciones crónicas -dijo Dandekar-. En esos pacientes el intestino está actuando como un reservorio que evita la erradicación del virus", añadió.

Las mucosas son los tejidos húmedos que se encuentran en el interior de la nariz y la garganta, los genitales y el intestino. El equipo de Dandekar ya había estudiado a pacientes infectados con HIV que, incluso sin tratamiento, han sobrevivido más de 10 años con sistemas inmunológicos saludables.

De modo que iniciaron el actual estudio siguiendo a pacientes que estaban siendo tratados con Haart y tomaron muestras de su sangre e intestinos antes y después de tres años de tratamiento. Tres de los pacientes habían sido tratados muy precozmente, dentro de las seis semanas de haber sido infectados, mientras que los otros habían estado infectados por lo menos un año antes de recibir tratamiento. Los pacientes que habían sido tratados precozmente tenían menos signos de inflamación intestinal y la función inmunológica de su mucosa se recuperó mucho más después del tratamiento que la de los otros pacientes.

Dandekar señaló que estos descubrimientos sugieren que los medicamentos antiinflamatorios podrían ayudar a un mejor funcionamiento del Haart. El VIH, el virus que causa el sida, es capaz de ocultarse en un estado latente en una reservorio de células del sistema inmune durante décadas y resurgir tiempo después, a pesar de los tratamientos más eficaces. Hasta ahora, la causa está por determinar, pero un equipo de investigadores de la Universidad de Yale (EE.UU.) han descubierto una explicación de cómo el VIH es capaz de estar oculto durante todo ese tiempo.

Según explican en la revista « Science Translational Medicine», las células T CD4 de larga vida, que actúan como la memoria del sistema inmune de infecciones pasadas, son el refugio del VIH. El virus se integra en el ADN de las células T pero, debido a que está inactivo, no es visible para el sistema inmune.

«El VIH se integra en el ADN humano para que la terapia antirretroviral no pueda encontrarlo y matarlo», explica la autora principal Ya-Chi Ho,. Según la autora del trabajo, «Es muy difícil estudiar estas células: solo una de cada millón de células CD4 contiene un VIH infeccioso».

Este equipo ha desarrollado ahora una forma de detectar estas células infectadas ocultas y, de esta forma, de controlar la propagación viral.

Trabajando con células de pacientes con VIH que habían recibido terapia antirretroviral, activaron el virus en las células T en el laboratorio y etiquetaron el ARN viral con técnicas de fluorescencia que identifica las células infectadas. A continuación, gracias a un método, llamado HIV SortSeq, rastrearon la interacción entre el ARN del huésped y el virus dentro de las células.

De esta forma, descubrieron que el VIH secuestra genes que permiten que las células T sobrevivan. Además, el VIH trabaja para promover la expresión de genes implicados en el cáncer. Esencialmente, el VIH arrebata el control de la activación de estos genes cancerosos de las células huésped. Aunque este proceso no causa cáncer en las células T, aseguran los investigadores, el proceso puede ayudar a que proliferen estas células T que albergan el VIH.

La comprensión de estos procesos podría ayudar a los científicos a desarrollar nuevas formas de controlar la infección por VIH, dijeron los investigadores.

Ahora con una visión más clara sobre el VIH

El objetivo ahora es lograr una remisión sostenida del VIH sin terapia antirretrovírica de por vida (TAR, por sus siglas en inglés) es "la principal prioridad de investigación sobre el VIH", según explican expertos del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (NIAID, por sus siglas en inglés) en un artículo publicado en la revista 'Journal of the American Medical Association'.

La terapia antirretroviral consiste en tomar una combinación (generalmente tres) de medicamentos diariamente, a menudo combinados en una sola píldora. Este tratamiento ha transformado la vida de las personas con VIH, permitiendo a quienes tienen acceso a los medicamentos vivir una vida casi normal. A pesar de este éxito, los efectos secundarios, la fatiga de la píldora, el estigma y el gasto de tomarla a diario de por vida han motivado a los investigadores a encontrar una alternativa, recuerdan el director del NIAID, Anthony S. Fauci, y su equipo. En consecuencia, están buscando formas de lograr una remisión completa y sostenida del VIH, de forma que la terapia antirretroviral diaria sea "innecesaria".

Los autores dicen que los enfoques factibles deben incluir un riesgo mínimo y efectos secundarios manejables para las personas con VIH y deben ser económicos y escalables para millones de personas. "Un obstáculo importante para la remisión sostenida del VIH sin terapia antirretroviral es la persistencia de reservorios virales, que consisten en células infectadas por el VIH que contienen material genético del VIH que puede generar nuevas partículas de virus. Las células han entrado en un estado de reposo que mantienen hasta que se activan para producir el VIH", señalan.

Así, explican que se están siguiendo dos vías para lograr una remisión sostenida del VIH sin terapia antirretroviral: la erradicación total del reservorio del VIH, conocida clásicamente como 'cura', y la remisión virológica sostenida, que controlaría la replicación del VIH pero no erradicaría el virus. Los autores esbozan estrategias específicas que se están investigando para lograr estos objetivos.

Se han intentado varios enfoques para erradicar el reservorio del VIH, pero ninguno, excepto el trasplante de células madre de un donante con una mutación genética específica, ha tenido éxito, y sólo en dos casos. "Los riesgos, el coste y la complejidad de los trasplantes de células madre los hacen poco prácticos para erradicar el reservorio del VIH en personas que no necesitan dicho trasplante para una afección subyacente de salud independiente", reconocen los investigadores.

Los autores describen cómo algunas tienen el potencial de reemplazar el tratamiento antirretroviral diario con una intervención intermitente o continua no relacionada con el tratamiento antirretroviral, mientras que otras tratan de inducir un control permanente del VIH mediado por el sistema inmunológico sin necesidad de intervención adicional. Se están llevando a cabo ensayos clínicos de numerosos enfoques diferentes.

El pleno siglo 21, el VIH se ha convertido en un problema de todos; la medicina convencional y la medicina ancestral han trabajado combinada en muchos casos, con la finalidad de ofrecer calidad de vida a los pacientes, hay muchos casos extraños que científicamente no se han estudiado a profundidad, donde hay pacientes que han usado medicinas alternativas sin dejar sus tratamiento convencionales y han logrado una remisión del virus, pero estos casos están bajo la lupa de investigadores, ya que  5 años sin tratamientos y muestra de la presencia del virus deja mucho que desear. De lo que sí estamos seguros es que estamos más cerca cada día de conseguir una cura definitiva.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Patrocinadores

 

Archivos