Subscribe:
Con tecnología de Blogger.

viernes, 16 de septiembre de 2016

¿Quién defiende a los jueces en República Dominicana?

La independencia de los tribunales de justicia no es un privilegio muy antiguo o que pertenece a los primeros tiempos de los magistrados, hoy en día se practica una garantía democrática y de sano funcionamiento del estado de derecho, pero aún falta mucho para perfeccionar este ejercicio.

Debemos tener en cuenta que la política es una ciencia, pero quienes las ejercen en la República Dominicana no son Doctores en Ciencias Políticas.- en un porcentaje muy alto están viciados por el ansia de poder, el control absoluto y eso incluye el control de la Justicia, condicionando a Jueces, forzando sentencias favorables y otras irregularidades.


Hay casos de jueces corruptos, es cierto, pero muchos otros casos de jueces que han sido colocados en una encrucijada, por no acatar una orden, son llevados al consejo disciplinario, son recusados, sancionados en la justa aplicación del derecho. Entonces me pregunto ¿Quién defiende a los jueces en República Dominicana?. El sistema Dominicano de Justicia está haciendo grandes cambios, y cabe destacar que son buenos, pero sigue unos 200 años atrás de la realidad actual.

Comenta en Facebook

La esposa sorda

Un hombre llamado Juan consulta a su amigo el Dr. José Miguel Lorenzo, ya que se enconrtaba preocupado por su esposa.

- Cuál es el problema de su esposa?- Dijo el médico.
- Sordera. No escucha casi nada.-Contestó el hombre.
- Entonces, señor va a hacer lo siguiente: antes de traerla, haga un test para facilitar el diagnóstico. A una cierta distancia, hable en tono normal, hasta que sepa la distancia en que ella puede escucharlo.
Y cuando venga, así me dice a la distancia que ella los escuchó - Dijo el médico

- Sí, claro.-  Respondió el hombre.


Por la noche, cuando la esposa preparaba la cena, el esposo decidió hacer el test.
Midió la distancia que estaba en relación a la mujer. Y pensó: " estoy a 15 metros de distancia. Va a ser ahora ".

- María, qué hay para cenar? - No oyó nada. Entonces se acercó a 10 metros.
- María, qué hay para cenar? - No escuchaba nada todavía. Entonces, se acercó más de 5 metros.
- María, qué hay para cenar? - Habia un silencio todavía.

Por último, se apoya a la espalda de la mujer y vuelve a preguntar:

- María! Lo que tenemos para cenar?
- Pollo, mi vida... Es la cuarta vez que te contesto! - Respondió la esposa.



Muchas veces pensamos que el problema ocurre con los demás, cuando en realidad el problema es nuestro, sólo nuestro.

Comenta en Facebook

Recomendados!

Archivos

Entradas populares